Tradición y Fiestas

Destacan las Fiestas Patronales en honor a Nuestra Señora de la Salceda, celebradas –desde hace más de 4 décadas- en la segunda quincena del mes de Agosto –antes de 1970 tenían como fecha de desarrollo los inicios del mes de Octubre-, festejos éstos que cabe calificar de multitudinarios tal y como lo atestigua la gran congregación de vecinos y visitantes que acuden a sus diversos actos entre los que sobresalen coloristas desfiles de carrozas, conciertos musicales, festivales nacionales e internacionales de teatro, danza y folklore, la Gala de Elección y Coronación de las Reinas Mayor e Infantil de Fiestas y sus correspondientes Damas de Honor así como la Quema del Raspajo (tradición instituida en 2003 y basada en un la inmolación a ritmo de fuego y mascletá pirotécnica de un muñeco que, a modo de espantapájaros y elaborado en cartón piedra, constituye una viva alegoría del pasado agrícola, ancestral y rural que ha modelado la identidad del municipio), la celebración de las Noches de la Sardinada y Barbacoa como acontecimientos culinarios capaces de reunir a miles de torreños y foráneos en un alarde de participación y gusto gastronómico y la Concentración de Peñas Festeras en un alarde vivo de ese espíritu participativo que caracteriza los festejos locales.

Por su parte, la Semana Santa local, datada en documentos históricos a nivel de cofradías desde inicios del siglo XVII, se caracteriza por sus solemnes desfiles procesionales en los que destacan la belleza y ornamentación de sus tronos e imágenes y el alborozo de la resurrección de Cristo plasmado en el pintoresco y ancestral “baile de los santos” o “el Encuentro”, principales señas distintivas de las procesiones de Las Torres de Cotillas implementadas a breve plazo con la creación de un Museo de la Semana Santa que, ocupando las instalaciones de la antigua Casa Consistorial, albergará asimismo en el emblemático edificio público la sede del Ilustre Cabildo Superior que agrupa a las ocho cofradías pasionarias.

Los desfiles de Carnaval cobran cada año un creciente auge y renombre ejemplificado en la masiva participación de peñas y comparsas capaces de lucir por sí mismas vistosos y originales disfraces aderezados por chispeantes coreografías.

Gastronomía

En la gastronomía torreña cabe apuntar como platos típicos el arroz y conejo, el arroz con habichuelas, la olla gitana y los michirones (habas cocidas), recetas todas ellas que se complementan con una repostería representada a base de paparajotes (hojas de limonero rebozadas en harina y huevo y condimentadas con azúcar y canela) y de buñuelos con chocolate.