Actualidad|

Se celebró ayer miércoles 17 de abril, protagonizada por la imagen del Santísimo Cristo Crucificado

Eran las diez de la noche de ayer miércoles 17 de abril cuando el paso del Santísimo Cristo Crucificado salía a hombros de la iglesia de Nuestra Señora de la Salceda de Las Torres de Cotillas para comenzar la procesión del Silencio. Un desfile que cada año llena el Miércoles Santo torreño de solemnidad y recogimiento, de la mano de cientos de nazarenos de túnicas negras.

A las puertas del templo la campana de auroros Virgen del Rosario local dedicó, como es tradición, unos de sus tradicionales cánticos al Cristo. Posteriormente, el paso único de la cofradía del Santísimo Cristo Crucificado hizo el recorrido habitual de las procesiones torreñas, acompañado de un gran número de fieles.

Close Search Window