Las Torres de Cotillas es un municipio de 39 kilómetros cuadrados de extensión superficial inserto en la comarca de la Vega Media del Segura y que, con una población de derecho cifrada a fecha de hoy en más de 21.600 habitantes –repartidos en un casco urbano y 6 pedanías-, cuenta con unos inmejorables accesos a los principales nudos de comunicación de nuestra Región de Murcia, como pueden ser las Autovías de Mula –Noroeste (por medio de la Carretera de Mula) y del Mediterráneo (a través de su enlace por la Carretera Nacional 344 que discurre por la zona sur del casco urbano municipal) o la proyectada Circunvalación Archena-Alcantarilla de la futura Autovía de Murcia.

Su cercanía a la capital de la Región, su buena incardinación geográfica en el Valle del Segura, las adecuadas comunicaciones viarias con todo el arco del Levante español y la existencia de un terreno orográfico que reúne óptimas condiciones (con un suelo prácticamente llano) son factores positivos en orden a posibilitar el desarrollo urbanístico, industrial y, en consecuencia, poblacional que vive el municipio.

 

Las Torres de Cotillas es una localidad de reciente crecimiento y expansión, con un significativo porcentaje de población joven y con una industria y economía que cabe definir como unas de las más pujantes y florecientes de la Región murciana. Y prueba de ello es la presencia de empresas líderes y punteras a nivel nacional e internacional en su sector de actividad.

 

Historia

Las más antiguas referencias históricas sobre la localidad de Las Torres de Cotillas se remontan al siglo I antes de J.C. cuando el geógrafo e historiador griego Estrabón recoge en su “Geographia” una somera descripción de las tierras torreñas bañadas por el río Segura.

Y es que la historia de Las Torres de Cotillas viene marcada por su cercanía a los ríos Segura y Mula. Enclavada en el epicentro de la fértil comarca de la Vega Media, los usos agrícolas de sus tierras se remontan ya a época romana.

El pasado romano del municipio –que constituye el origen de su historia conocida propiamente dicha- se refleja en las termas del siglo I-II después de J.C. descubiertas en el primer tercio de la pasada centuria en la pedanía de La Loma y que fueron objeto de excavación arqueológica en el año 1979.

Fue además temprano el poblamiento árabe de Las Torres de Cotillas, remitiéndose éste al siglo VIII e integrado en un vasto espacio hidráulico comprendido en torno a la margen derecha del río Segura donde destacan los asentamientos de alquería de la Alguaza de Cotillas y Benahendín.

Ya en el siglo XIII, con la Reconquista cristiana llevada a cabo en Murcia por el rey castellano Alfonso X el Sabio, Las Torres de Cotillas se constituyó en un mayorazgo regido desde inicios de la XIV centuria por la familia nobiliaria de los Calvillo y repoblado, tras la deserción en masa de la población morisca, con familias cristianas procedentes de la localidad conquense de Huete, las cuales en el año 1454 eligen el primer Concejo o Ayuntamiento torreño.

En el primer tercio del siglo XVII la familia de los Calvillo se extingue en su linaje pasando el Señorío de Cotillas a ser propiedad de sus parientes los Balboa-Bustos, titulares del Marquesado de Corvera.

El siglo XIX trajo el fin de ese señorío cuando las Cortes españolas reunidas en Cádiz en 1812 decretaron la abolición de los mayorazgos.

La historia de Cotillas –denominación con la que hasta el año 1916 se conoció el municipio torreño- significó desde el siglo XIV un intento permanente de ampliar el regadío, objetivo que nunca se alcanzó,y que fue fuente de numerosos conflictos con las localidades vecinas de Alguazas y Ceutí hasta bien entrada la época decimonónica.

Ya en pleno siglo XX, en concreto en el año 1927, la población de Las Torres de Cotillas fue abastecida con aguas procedentes del río Segura y en 1929 se acometieron obras de suministro de aguas de los canales del Taibilla traídas desde Alcantarilla. Es necesario señalar la importancia de las aguas del Trasvase Tajo-Segura y la transformación de tierras de secano en regadío.

El siglo XX destacó por el desarrollo, dada su localización en el eje de comunicaciones hacia Levante, Andalucía y Madrid. No en vano, la actividad agrícola y agroalimentaria, una pujante industria líder a nivel nacional en muchos sectores de producción y la construcción han sido el motor económico de la Villa en época contemporánea.

Vista aérea Las Torres de Cotillas

Archivo Histórico-Municipal

De su documentación –que arranca en el siglo XVIII y llega hasta la actualidad- debemos destacar: las Actas Capitulares (desde el año 1795 hasta hoy), los expedientes del Pósito Municipal (desde 1849 hasta 1978) y Elecciones (desde 1931 a fecha de hoy) así como un ingente material procedente del Archivo privado del Marqués de Corvera.

Monumentos:

Entre los edificios de interés histórico-artístico cabe destacar tanto el Templo Parroquial dedicado a Nuestra Señora de la Salceda, Patrona de la localidad (-erigido a finales del siglo XVIII como Ermita y ampliado como edificio más sólido en el último tercio de la siguiente centuria-) como el antiguo refugio de cazadores –ejemplo de arquitectura civil- que, ubicado en el paraje natural de El Coto y construido en los albores del siglo XIX, perteneció a los D´Estoup, familia murciana de terratenientes, siendo reconvertido en la actualidad en una Ermita que, dedicada a la Patrona de la localidad y albergando una réplica de su imagen, es lugar de acogida de romerías populares en honor a dicha Virgen en el transcurso de las fiestas patronales de la Villa.

Otro lugar emblemático de la localidad viene a ser el que fuera Palacio de Verano de los señores de D´Estoup, levantado en la Calle del mismo nombre a mediados del siglo XIX amén de muestra excepcional de arquitectura ecléctica expresada, por ejemplo, en una serie de elementos definitorios de su fachada como son recreaciones de leones, blasones, rosetones y diferentes arcos y adornos que sorprenden al visitante por su originalidad. Desde los años sesenta de la pasada centuria, esta casa solariega alberga tanto un Colegio de Enseñanza Primaria y Secundaria como una de las residencias conventuales de las Religiosas del Divino Maestro, congregación ésta actual propietaria del edificio histórico.

La historia del regadío de Las Torres de Cotillas se puede observar en un vestigio del siglo XVI pero con antecedentes medievales e incluso islámicos, como es la Peñeta de La Florida, situada en el barrio o pedanía del mismo nombre. Correspondía a un antiguo acueducto medieval que comunicaba las villas de Alguazas y Cotillas durante el siglo XVI (y probablemente también en el siglo XIV) y que fue destruido en el siglo XVII por la riada de San Calixto, quedándose en pie tras 4 siglos un muro de argamasa. En un futuro será recuperado y restaurado, siendo declarado en el año 2011 Bien Catalogado de Interés Cultural, dada su importancia, por la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

El ferrocarril, así como su actividad económica fueron fundamentales desde el segundo tercio del siglo XIX en este municipio. Casi al límite de la zona de la huerta torreña con el casco urbano encontramos la antigua estación del ferrocarril de la localidad, construida a fines del siglo XIX y hoy restaurada y dedicada a restaurante.

Uno de los aspectos que resaltan la importancia histórica del Barrio de San Pedro (también denominado Cotillas la Antigua por ser el germen de la localidad torreña en 1318 como señorío) es el de haber acogido el primer lugar de culto cristiano conocido en la Villa. Su actual ermita, reemplazando a la vetusta posiblemente alzada en el siglo XIV, se construyó a finales del siglo XIX, conservando un hermoso misal editado en 1859. Las medidas del edificio son de 6 x 5,23 metros. La imagen de San Pedro Apóstol lleva expuesta a piedad popular de 120 a 130 años. En 1979 esta iglesia sería restaurada.

Durante de la década de los 80 y 90 la ermita sufrió intensas reformas hasta ofrecer edificio que conocemos hoy día. Independientemente de la talla de San Pedro, la ermita alberga un Corazón de Jesús y una Virgen del Carmen, de reciente factura. Cabe señalar que esta iglesia dispuso inicialmente de cementerio propio, en desuso desde hace mucho tiempo.

Completando el elenco de construcciones de interés o relieve en el contexto de la población resulta destacar el antiguo Ayuntamiento, edificio de líneas funcionales erigido en 1971 en la Plaza Mayor y que vino a sustituir a la anterior Casa Consistorial que remontaba su existencia a la época del reinado de Fernando VII.

Una nueva construcción de corte utilitarista y práctico amén de diseño vanguardista –capaz de concentrar en su seno prácticamente todas las dependencias y servicios administrativos municipales- ha venido a ser desde el año 2011 el nuevo Ayuntamiento que, ocupando los terrenos de la anterior factoría conservera “Comuna”, en la confluencia de la Calle D´Estoup con la Avenida Reyes Católicos, está circundado por una amplia y moderna plaza dotada además de espacios comerciales y aparcamiento público.

Pedanías

El poblamiento de Las Torres de Cotillas se distribuye en un casco urbano y seis pedanías (Los Pulpites, La Florida, La Media Legua, La Loma, San Pedro y La Condomina) que concentran por sí mismas uno de cada 7 habitantes del municipio.

Constituye un enclave privilegiado debido a su fácil acceso a las principales vías de comunicación de la Región de Murcia y al Arco Levantino y Mediterráneo en general.

Es la pedanía más poblada de cuantas conforman el término municipal torreño y su cercanía al casco urbano de la localidad hace que Los Pulpites se haya convertido más en un barrio propiamente dicho albergando en su seno infraestructuras públicas en constante crecimiento (IES “Salvador Sandoval”, Colegio Público “Joaquín Cantero”, Centro de Atención a la Infancia “Titina”, Centro Multiusos, Consultorio de Salud de Atención Primaria…) así como zonas de verdes de gran extensión (el Parque Paco Rabal es buena muestra de ello).

Rodeada aún del paisaje de huerta típico de la zona de la Vega Media, Los Pulpites acoge un gran número de zonas residenciales que resaltan día a día su carácter de barrio joven y renovado al hacerlo atractivo para muchas familias que eligen Las Torres de Cotillas como municipio de residencia.

Entre sus principales monumentos destaca el Templo Parroquial dedicado a la Virgen de la Asunción y construido en la década de los años del pasado siglo siendo su amplia zona de parque y jardín punto de celebración en el mes de agosto de sus fiestas patronales.

En la Vega Media, junto al curso del río Mula, se extiende esta pedanía que debe su nombre a una finca en la que quedaba instalada una fábrica conservera de los años treinta del siglo XX, cuya marca de productos había adoptado la denominación del paraje y que trasladó a mediados de siglo a su nueva ubicación en Las Torres de Cotillas.

Este barrio cuenta con modernos equipamientos públicos donde cabe destacar el IES número 2, el Colegio Público “Vista Alegre”, el Centro Social-Vecinal así como pistas polideportivas sin olvidar un proyectado Centro de Salud dotado de un nutrido conjunto de prestaciones y medios humanos.

La creación de zonas residenciales y su condición equidistante entre los cascos urbanos de Las Torres de Cotillas y Alguazas y los Polígonos Industriales circundantes del término municipal torreño hacen de La Florida un espacio en constante avance .de primaria.

La historia documental de La Florida es moderna, ya que no es hasta el pasado siglo XX cuando la actividad conservera permite que se eleve su demografía, siendo entonces el germen de la pedanía un núcleo poblacional de viviendas familiares con huertos. Pero a pesar de su juventud, existen restos hidráulicos cercanos al curso del río Mula (la “Peñeta”) que indican un origen medieval en su poblamiento.

Aunque la ermita de La Florida, dedicada a la Virgen del Pilar, fue construida en los años setenta, el lugar celebró sus fiestas patronales desde tiempo inmemorial y, hoy día, asisten un gran número de vecinos torreños así como visitantes del entorno comarcal.

En las inmediaciones del barrio se extiende un vasto espacio de polígonos industriales, donde desarrollan su actividad económica empresas dedicadas a sectores punteros en el plano productivo regional y nacional.

En la zona sur de Las Torres de Cotillas se sitúa la pedanía de La Media Legua, extendiéndose a lo largo y ancho de una de las zonas de relieve más alto del término municipal en un área de campos abiertos y suelos cálcicos cercana a una conocida rambla transversal a la carretera comarcal, la Rambla Salada.

El crecimiento de este barrio se debe, entre otras cosas, a la gran aportación de suelo industrial realizada en sus inmediaciones, factor que ha favorecido el continuo establecimiento de empresas y factorías de distinto tipo.

Si La Condomina, San Pedro, La Florida o La Loma participan como  pedanías de mayor herencia histórica, La Media Legua es un barrio mucho más joven que crece rápidamente tanto en el perfil económico como en sus niveles demográficos.

Si bien la pedanía depende del centro urbano de Las Torres en el ámbito administrativo, cuenta con una escuela unitaria que da servicio a los alumnos de primaria del barrio así como de un Centro Social equipado con una serie de servicios y actividades de carácter formativo, recreativo, …, sin olvidar las pistas polideportivas en los contornos de su ámbito territorial.

Desde los años ochenta, La Media Legua cuenta con un lugar de culto que depende del templo de Los Pulpites, celebrándose en esta ermita dedicada a San Francisco las fiestas patronales durante el mes de octubre.

La Loma queda al oeste de Las Torres de Cotillas, en una zona de llanura y suelos de caliza y arcilla, y su historia, de pedanía agrícola e influenciada por la cercanía de los dos cursos relevantes de la Vega Media (Segura y Mula), siempre ha estado ligada al devenir del pueblo principal. Pero un dato documentado en el último tercio del XX aportó una nueva visión a la realidad histórica y arqueológica de Las Torres de Cotillas, La Loma y el área geográfica de la Vega Media.

En algunos puntos del entorno de La Loma se encontraron restos arqueológicos de época romana, siendo los más relevantes aquellos que se catalogaron como termas o baños, restos que están sepultados bajo construcciones.

Los restos han sido fechados en los siglos I-II d. J.C. La altura media de sedimento natural sobre los niveles arqueológicos superaría el metro de espesor, factor que explicaría la escasez de materiales arqueológicos que encontramos en superficie. Las estructuras encontradas correspondían a un sistema de baños, ya fueran públicos o privados.

No muy alejadas de estas termas se encontrarían restos pertenecientes a una necrópolis. Los materiales en superficie fueron escasos y muy fragmentarios. La casi totalidad de los hallazgos significativos del yacimiento se produjeron de forma fortuita por los vecinos del lugar.

Desde sus orígenes conocidos y documentados La Loma ha sido un asentamiento dedicado a la agricultura de regadío conociendo en el siglo XX un despegue económico sin parangón en otras épocas de su historia y que vino de la mano de la instalación de fábricas conserveras. La dotación de espacios públicos como el Centro Vecinal “Joaquín Fernández” responde a ese carácter de La Loma de núcleo poblacional en constante actividad que compagina con el desarrollo sostenible en un incomparable marco de huerta tradicional murciana.

En 1974 los propios vecinos costearon la construcción de su ermita, dedicada a San Joaquín, con una pequeña plaza ajardinada que disfrutan como espacio de ocio.

La Loma celebra sus fiestas patronales en el mes de julio.

En Las Torres de Cotillas existieron en época musulmana dos alquerías o núcleos de población rural diferenciados: Alguaza de Cotillas (Cotillas la Vieja y Benahendín. Alguaza de Cotillas se localizaba en la actual pedanía de San Pedro, pero existía desde antes de la llegada del Islam a la Península Ibérica. La palabra Cotillas deriva del topónimo “qutyya”, identificada con una población de origen visigodo. “Alguaza” es un topónimo árabe, que significa “la de en medio”. La causa de este nombre sería, al igual que la vecina localidad de Alguazas, por encontrarse muy cerca de los dos cauces fluviales de la zona: el Segura y su afluente el Mula. Mucho menos se sabe acerca de la posible localización de la alquería musulmana de Benahendín. Parece ser que pudo hallarse en algún caserío desaparecido del término municipal o bien en el yacimiento tardorromano de La Loma, aunque nada de esto es seguro.

Los musulmanes que habitaban Las Torres de Cotillas, de manera significativa en el Barrio de San Pedro, vivían de la agricultura de regadío en régimen de minifundio. Ya en época islámica, al igual que en la actualidad, el regadío de la comarca partía del azud de Archena, donde tomaban aguas dos acequias. La Mayor de Molina regaba la margen izquierda y la Mayor de Alguazas la margen derecha. Esta última regaba los huertos de Archena, Alguazas, Ceutí y Cotillas, formando lo que en época cristiana se conoció como el Heredamiento Mayor de Alguazas.

El poblamiento rural musulmán se organizaba en alquerías, es decir, pequeños núcleos rurales donde los campesinos que trabajaban la tierra eran, a la vez, dueños de ella y uno de esos asentamientos era el Barrio de San Pedro torreño. La población mahometana ejercía una serie de derechos comunales, en cuestiones tan vitales como el reparto del agua para riego. Las alquerías solían ser habitadas por miembros de una misma tribu o clan, cuyo apellido daba lugar a topónimos como Benahendín.

Otro de los aspectos que resaltan la importancia histórica del Barrio de San Pedro (también denominado Cotillas la Antigua por ser el germen de la localidad torreña en 1318 como señorío) es el de haber acogido el primer lugar de culto cristiano conocido en la Villa. Su actual ermita, reemplazando a la vetusta posiblemente alzada en el siglo XIV, se construyó a finales del siglo XIX, conservando un hermoso misal editado en 1859. Las medidas del edificio son de 6 x 5,23 metros. La imagen de San Pedro Apóstol lleva expuesta a piedad popular en torno a 130 años. En 1979 esta iglesia sería restaurada.

Durante de la década de los 80 y 90 la ermita sufrió intensas reformas hasta ofrecer edificio que conocemos hoy día. Independientemente de la talla de San Pedro, la ermita alberga un Corazón de Jesús y una Virgen del Carmen, de reciente factura. Cabe señalar que esta iglesia dispuso inicialmente de cementerio propio, en desuso desde hace mucho tiempo.

En la actualidad el Barrio de San Pedro, próximo a la confluencia de los ríos Segura y Mula, en los confines de Las Torres de Cotillas con Alguazas, es un entorno que ha sabido conservar su espacio tradicional huertano con la modernidad y el progreso, como lo prueba que en su superficie cuente con áreas industriales, de servicios, espacios verdes, zonas residenciales y una rica dotación de equipamientos sociales, de ocio, culturales, deportivos, escolares,…, donde su Centro Vecinal concentra una nada desdeñable porción de la vida pública de la pedanía.

Sus fiestas patronales en honor a San Pedro son otra de las muestras de la vitalidad de un barrio que tiene el privilegio de ser la cuna del municipio torreño como tal.

La Condomina, que toma su nombre de la acequia homónima murciana que atraviesa su contorno, es la pedanía menos poblada de Las Torres de Cotillas.

Estando asentada en pleno corazón de la huerta tradicional, en un entorno apacible de viviendas rurales y de recreo y ocio, La Condomina está a un tiro de piedra tanto de su barrio hermano de La Florida –donde la única frontera artificial que las separa es la línea de ferrocarril Madrid-Cartagena, vadeable con un paso subterráneo- como de San Pedro, con el que comparte Alcalde pedáneo y asociación vecinal.

Con un doblamiento humano que remonta sus orígenes a épocas romanas pero datados en fuentes documentales desde el pasado musulmán medieval, La Condomina ofrece al visitante como preclaro monumento su ermita levantada en los años setenta del pasado siglo y dedicada a San José, patrón y protagonista de sus fiestas patronales de marzo.

Tradición y Fiestas

 

Destacan las Fiestas Patronales en honor a Nuestra Señora de la Salceda, celebradas –desde hace más de 4 décadas- en la segunda quincena del mes de Agosto –antes de 1970 tenían como fecha de desarrollo los inicios del mes de Octubre-, festejos éstos que cabe calificar de multitudinarios tal y como lo atestigua la gran congregación de vecinos y visitantes que acuden a sus diversos actos entre los que sobresalen coloristas desfiles de carrozas, conciertos musicales, festivales nacionales e internacionales de teatro, danza y folklore, la Gala de Elección y Coronación de las Reinas Mayor e Infantil de Fiestas y sus correspondientes Damas de Honor así como la Quema del Raspajo (tradición instituida en 2003 y basada en un la inmolación a ritmo de fuego y mascletá pirotécnica de un muñeco que, a modo de espantapájaros y elaborado en cartón piedra, constituye una viva alegoría del pasado agrícola, ancestral y rural que ha modelado la identidad del municipio), la celebración de las Noches de la Sardinada y Barbacoa como acontecimientos culinarios capaces de reunir a miles de torreños y foráneos en un alarde de participación y gusto gastronómico y la Concentración de Peñas Festeras en un alarde vivo de ese espíritu participativo que caracteriza los festejos locales.

Por su parte, la Semana Santa local, datada en documentos históricos a nivel de cofradías desde inicios del siglo XVII, se caracteriza por sus solemnes desfiles procesionales en los que destacan la belleza y ornamentación de sus tronos e imágenes y el alborozo de la resurrección de Cristo plasmado en el pintoresco y ancestral “baile de los santos” o “el Encuentro”, principales señas distintivas de las procesiones de Las Torres de Cotillas implementadas a breve plazo con la creación de un Museo de la Semana Santa que, ocupando las instalaciones de la antigua Casa Consistorial, albergará asimismo en el emblemático edificio público la sede del Ilustre Cabildo Superior que agrupa a las ocho cofradías pasionarias.

Los desfiles de Carnaval cobran cada año un creciente auge y renombre ejemplificado en la masiva participación de peñas y comparsas capaces de lucir por sí mismas vistosos y originales disfraces aderezados por chispeantes coreografías.

Gastronomía

 

En la gastronomía torreña cabe apuntar como platos típicos el arroz y conejo, el arroz con habichuelas, la olla gitana y los michirones (habas cocidas), recetas todas ellas que se complementan con una repostería representada a base de paparajotes (hojas de limonero rebozadas en harina y huevo y condimentadas con azúcar y canela) y de buñuelos con chocolate.

Asociaciones

Close Search Window